show sidebar & content

# las zapatillas de la luna

¿A qué velocidad escapa lo que damos por perdido?

30/03/2008.   (SANTA CRUZ, BOLIVIA). El futuro viste de página en blanco y el Periodismo, su primo hermano formal, lleva traje de bloc cuadriculado. Todo universo entra en una cuartilla, siempre al amparo de un compás a tres tiempos. Aunque ronda por pretéritos y mañanas, el Periodismo vive exclusivamente del presente, del instante fugaz. Lo prefiero [...]

 

Corbatas, guapos, dinero y fútbol de altura

17/03/2008. (LA PAZ, BOLIVIA). Olvidé pisar las gradas la tarde en que me harté de que todos los partidos fueran el partido del siglo, de que cada joven gambeteador fuera el nuevo Pelusa y de que, esta vez sí, el nosotros iba a ganar al ellos. Muy de cuando en vez, el adulterio me comete. Acá […]

 

Una doble de clasificados, por favor

07/03/2008. (LA PAZ, BOLIVIA). Ahora que los periódicos sólo escriben verdades (o eso dicen), ahora que los diarios sólo cuentan intereses (o eso creo), ahora que la buena letra hace tiempo dejó de rondar los medios impresos. Ahora que tan cerca estamos de las elecciones, ahora, me pido una doble de clasificados: “Se necesita dependienta de […]

 

Cada uno es cada uno y entre todos somos nosotros

26/02/2008. (LIMA, PERÚ). - Y vos, ¿de dónde sos, amigo? , me espetó un taxista de Lima al minuto de embarcarme en su auto. -Mi hogar es el momento actual y nada más. Pero vengo de Burgos, al norte de España. - ¿Se considera español? - (En silencio, pensé: Me considero como Ulises, que cuando el […]

 

Soledad acompañada

17/02/2008. (LA PAZ, BOLIVIA). No es la primera vez. Tenía nombre (Takahiro) y apellido (Fujinuma), tenía la nacionalidad japonesa, 37 cortos y largos años, tenía teléfono y minutos más que sobra. Tenía ganas de todo, incluso de tragarse la vida a sorbos. Por tener, tenía hasta soledad. Tanta, que entre junio y noviembre telefoneó más de […]

 

La Paz

11/02/2008. (LA PAZ, BOLIVIA). La Paz no será nunca otra ciudad que no sea La Paz. Sin igual mezcolanza de lo moderno y ancestral, de lo occidental e indígena, no sabe de tiempos o los sabe a su manera. En La Paz, para entender, no es necesario hablar. Hay que mirar (para arriba) y escuchar (hacia […]

 

Jairo Marcos