show sidebar & content

# las zapatillas de la luna

Me cuentan que ganó el negro

06/11/2008. (PHOENIX, ESTADOS UNIDOS). La política es el arte de lo posible, ya antes de que lo recordara Paz Estensoro. También mucho después, incluso estos días, que la quimera de las barras y las estrellas espera con los brazos cerrados y la boca abierta a su primer presidente negro. Es negro. Y punto. Acá no valieron […]

 

La quimera de las barras y las estrellas

09/10/2008. (PHOENIX, ESTADOS UNIDOS). En la quimera de las barras y las estrellas, donde el mejor de los sueños es una propiedad remota flanqueada por verde prado, donde el amor a la patria lo miden en pulgadas, el modelo tampoco funciona. Con la fachada tiznada con el mejor de los pigmentos, aprehendemos la realidad como nos […]

 

La espera

25/09/2008. (PHOENIX, ESTADOS UNIDOS). La vida es una espera. Sin ir más lejos, hoy sólo espero que llegue mañana, seguramente, para esperar que no quede tan lejos pasado. Los minutos se cuentan en esperas: La del qué dirán, la del pronto nos vemos, la del tren que ya pasó, la del olvido, la del recuerdo, la […]

 

El efecto de este interminable progreso

31/07/2008. (SÃO PAULO, BRASIL). Camino a diario frente al rascacielos de la imagen. También junto al hombre tumbado en primer plano, pero eso sólo lo supe ayer. Los contrarios se copertenecen en la urbe más grande del Hemisferio Sur. Es la cruel paradoja de estos tiempos, que prometen igualdad y fabrican narcóticos costumbristas. El hombre echado […]

 

Yo memorizo, tú memorizas… del sustantivo fracaso

27/06/2008. (FRENTE A UN EXAMEN, UNED). Todo pensar tiene la estructura de la pregunta y la respuesta, no siempre bien formulada aquélla ni correctamente solucionada ésta. 150.000 alumnos franquean cada año una aduana llamada selectividad, quizá en recuerdo de la teoría de un tal señor Darwin. Los folios en blanco del examen no sienten. Los folios […]

 

Este adiós esconde un ojalá

16/05/2008. (LA PAZ, BOLIVIA). Porque leerte cada día fue crecer un poco. Gracias por enseñarme que las distancias son sólo eso, distancias. Gracias por acogerme, por siempre formar parte de un antes nunca mío. Gracias por recordarme cuán cerca habita la sonrisa de la lágrima, precisamente tú, que tan poco gustaste dar a saber de tu […]

 

Jairo Marcos