show sidebar & content

La metamorfosis de ciudadanía en ‘cuidadanía’

22/11/2018Fuente: Pixabay(BILBAO). No todos partimos con las mismas opciones. No existe, no puede existir tratándose de seres humanos finitos y dolientes, una posición original que asegure con exactitud los principios de justicia desde la libertad y la igualdad absolutas, aquello que el filósofo John Rawls llamó el ‘velo de la ignorancia’. Tampoco en el mundo laboral. La sociedad de los cuidados rescata del olvido que somos seres humanos concretos: niñas y niños, hombres, mujeres o tercer sexo, negros o blancas, del Sur o del Norte, con formación o sin estudios, enriquecidos o empobrecidas.

La revalorización de los cuidados desvela que la pretensión igualatoria contractual de la ideología del trabajo oculta un modelo productivo desigual, basado en la dominación y la explotación de los cuerpos. Frente al trabajo en abstracto, la transformación llega a través de los cuidados en cuerpos localizados. La miopía por el sujeto privilegiado del trabajo, el mayúsculo Hombre blanco europeo en edad activa, da paso a una mirada más equitativa que visibiliza y empodera a los nadies como perspectiva de transformación liberadora. La infancia y la tercera edad, las mujeres, los cuerpos enfermos, las personas con diversidad funcional y una larga letanía de vidas dignas de ser vividas aparecen como sujetos interdependientes para la sociedad de los cuidados.

Una vez deconstruida la centralidad del empleo, el valor acumulable del trabajo no solamente reside en la fuerza viva del trabajador, sino también en los cuidados que lo sostienen; que sustentan no solamente la vida del capital, sino la propia vida humana. La sostenibilidad vital sustituye a la centralidad del trabajo. Cuestionada queda la competitividad individual del trabajo meramente productivo, para avanzar en fórmulas de reproducción y sostenimiento de la vida a través de redes de cuidados.

El individuo solipsista y autorreferente, colectivizado en la actualidad bajo la etiqueta aparentemente triunfalista de la ‘ciudadanía’ como suma de éxitos aislados en función del contrato de empleo, deja de ser el sujeto por antonomasia de la política. El paradigma de los cuidados transforma radicalmente al del trabajo. Los cuidados reintroducen al Otro plural en la ecuación política. El cuerpo solo existe en un complejo sistema de relaciones, nunca de forma singular o autorreferente.

El espacio político deja de estar reservado al ciudadano, al Hombre que se proyecta en lo público gracias a la posición de privilegio a la que lo eleva el paradigma del trabajo. La desvalorización de la ciudadanía abre paso a la cuidadanía: el modelo de la estandarización de cuerpos individuales disciplinados para el consumo es sustituido por las redes humanas de cuidados, imprescindibles para vivir vidas que merezcan la pena ser vividas.

Desigualdades transversales
La universalidad de los cuidados navega sin embargo entre desigualdades transversales (de género) y verticales (Norte-Sures). La incorporación de las mujeres al mercado laboral, un proceso no completado aún y menos en las periferias, con frecuencia tiene lugar sin modificar el rol del Hombre privilegiado en el trabajo, mientras que las mujeres se ven obligadas a desdoblarse entre la esfera doméstica, donde mantienen su estatus de cuidadoras, y la esfera laboral, donde apenas logran romper los múltiples techos de cristal entre los que se ven encerradas: discriminación en la jerarquía salarial, menor presencia en puestos directivos, sometimiento a la imagen personal, escaso respeto social, mala proyección profesional, exigencias etarias segregadas. Esta doble presencia-ausencia exige a las mujeres aceptar tensiones de las que están exentas los varones.

La solución que el sistema ofrece a las desigualdades transversales es la transferencia mercantilista de estos cuidados a las periferias, mediante la cual los cuidados se redistribuyen bajo una matriz interesada que se basa en ejes de poder étnicos, geográficos, clasistas o económicos, generándose así desigualdades verticales. La vulnerabilidad humana no es homogénea ni está equitativamente distribuida. Es a partir de estos hechos que la externalización de los cuidados, a través de un salario o de forma gratuita, genera cadenas globales de cuidados a las que se ven atadas principalmente las mujeres de las periferias; las repercusiones son múltiples: precarización, tráfico de personas, redes de trata de explotación sexual y feminización de los flujos migratorios, entre otras. Además de cada vez más privatizada, la sostenibilidad de la vida está feminizada.

Con la metamorfosis de la ciudadanía en cuidadanía, se deja atrás la ciudadanía como categoría política que sostiene los derechos del individuo por la vía del empleo. Los seres humanos se convierten, desde su humanidad finita, doliente y frágil, en el eje de una cuidadanía global, siendo necesario para las víctimas y desde las periferias revisar todas aquellas injusticias que atañen a la propia condición humana.

La reflexión en torno a los derechos humanos se antoja a partir de aquí ineludible. Si por cualquier motivo se descubrieran virados hacia la ideología del trabajo, entonces incluso los derechos humanos dejarían de ser tan humanos para ser el fruto, otro más, de la Totalidad dominante y de su Razón. El debate acerca de la universalidad de los derechos humanos es, en efecto, una de las disputas más acuciantes que genera la metamorfosis de la ciudadanía en cuidadanía.

[Publicado en el Blog de CJ]
“La economía capitalista nunca nos va a beneficiar”

“La economía capitalista nunca nos va a beneficiar”

16/11/2018. La nativa norteamericana Jihan Gearon fue una de las participantes del XI Encuentro Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres celebrado en Bilbao. Más de medio millar de mujeres, llegadas de 36 países, se reunieron en la capital vizcaína. mundo desplazados.org“La economía capitalista nunca nos va a beneficiar” (Soberanía Alimentaria, 16-11-18)
Más acá del consumo_glocalización

Más acá del consumo: glocalización

15/11/2018Bajo Palabra. La globalización se extiende tanto a las realidades que incluye como a las que excluye, en este último caso produciéndolas como ausencias. La compra se convierte en el eje vertebrador de la sociedad, en la forma de aprehender el mundo. mundo desplazados.orgMás acá del consumo: glocalización (Bajo Palabra, noviembre 2018)
Berta Cáceres se queda sin justicia

Berta Cáceres se queda sin justicia

12/11/2018A la espera de que se conozca la sentencia del juicio que se celebra en Honduras para juzgar el asesinato de la activista, la familia denuncia la falta de garantías de un proceso al que tildan de “farsa” y califican como “ilegal”. mundo desplazados.orgBerta Cáceres se queda sin justicia (Público, 12-11-18, Honduras)
Polémica retroalimentación entre degradación ambiental y pobreza

Polémica retroalimentación entre degradación ambiental y pobreza

12/11/2018La escasez de recursos para hacer frente a los impactos climáticos convierte a las poblaciones más vulnerables en las más amenazadas por el deterioro del medio ambiente. mundo desplazados.orgPolémica retroalimentación entre degradación ambiental y pobreza (esGlobal, 12-11-18)

Un mail que nunca quise leer

05/11/2018. Recibo el típico mail que te llega porque estás en una lista de distribución. Muchos, la mayoría, no los abro y los borro según aparecen en la bandeja de entrada. Otros, los menos, los guardo para leerlos con tiempo. Pero éste que acabo de recibir tiene un futuro incierto: dudo en si tirarlo directamente o en si leerlo detenidamente. Sé su contenido, no los detalles, que, tal vez, no me interesan.

‘Decimos hasta siempre’ reza en el asunto.

La Revista Pueblos cierra. Sí, así de simple y de duro. Siento pena, tristeza, rabia y mucho enfado. Sé desde hace tiempo que este final estaba escrito, incluso tenía más o menos claro la fecha de defunción, pero no estoy lista para recibir la esquela.

Pueblos es una revista de esas que apenas quedan, de las que se coleccionan, que se guardan. Sus temas siempre pueden ser leídos en distintos momentos y lugares. De hecho, en la última editorial recuerdan que los artículos con los que arrancaron en 1998 podrían haber sido publicados hoy mismo. 20 años lleva la Revista Pueblos en la calle (decir mercado en este caso sería un sacrilegio) ofreciendo miradas amplias, voces periféricas, e interrogantes infinitos. Seis años llevo escribiendo historias en sus páginas. Excepto las dos primeras, que fueron gratis (en mis primeros momentos como autónoma aún me quedaba mucho por aprender y defender), siempre he sentido que mi trabajo ha sido valorado. Incluso, en una ocasión, cosas de esta profesión, aceptamos, junto con Jairo Marcos, de ahí el plural, el reto de maquetar un número.

Cuando cierra un medio que ha confiado en tu trabajo, en tu profesionalidad, en tu punto de vista y en tu narrativa sientes que el fracaso ha ganado una batalla. No entiendo ni comparto el cierre de la revista, pero acepto que en tiempos de clickbait, de redes sociales, de imágenes y de titulares que encajen en un tuit Pueblos pareciera un anacronismo, más que necesario. Se cierra de nuevo un medio que invitaba al reposo y la lectura pausada, ésa que tanto nos hace falta. Se cierra una pequeña casa para mi trabajo. Y yo no puedo estar más triste.

Abro el correo y escribo, para quien quiera leerlo, que lamento el cierre de Pueblos. Aún no he recibido respuesta.

Disculpadme, pero estoy de luto.

 
Jairo Marcos