show sidebar & content

Viena. Retrato costumbrista II

15/12/2010. (VIENA, AUSTRIA). Viena son los restos de un mundo desaparecido. Una ciudad para vivir el presente en el pasado, desconfiando siempre del futuro. Cuestión de prioridades, no tanto sobre afectos y cariños como sobre certezas y evidencias. Viena aspira a ser cada vez más amplia, más supranacional, más supraeuropea, más multicultural y, en definitiva, más todo. Tan sólo mengua en proporción a la grandeza de su tentativa. Existo en una ciudad de convicciones, obligado a elegir entre la multiplicidad de la única visión ‘gregarizada’. Me pregunto si en el mundo hay algo tan digno que merezca ser elegido. Cuando la elección implica exclusión. Y cuando tampoco estoy dispuesto a renunciar a nada. Aunque, a decir verdad, me conformo con ser más hombre para ser al menos hombre. Y con ensayar nuevas formas de gritar.
Ecuador no extraerá petróleo del Parque Nacional del Yasuní M

Ecuador no extraerá petróleo del Parque Nacional del Yasuní

15/12/2010. El país que gobierna el economista Rafael Correa ha aprobado un plan para no extraer petróleo de una zona del emblemático Parque Nacional de Yasuní, en la Amazonia ecuatoriana. El plan consiste en dejar bajo tierra millones de barriles de petróleo. mundo desplazados.org Ecuador no extraerá petróleo del Parque Nacional del Yasuní (Energías Renovables, diciembre 10, Ecuador)

Viena. Retrato costumbrista I

01/12/2010. (VIENA, AUSTRIA). Es fría, hermética, jactanciosa y, además, es Viena. Ciudad de cafés y violines avezados, la Viena de hoy vive de las ascuas de un pretérito demasiado remoto. Es sólo en el pasado, cuyas arrugas ocultan y protegen incluso la alegría, quizá al modo de esas viejas que usan el espejo no para mirarse sino para admirarse. Viena tiende indecisamente hacia la vida cómoda; no quiere problemas y compra tiempo como trabajo pagado. Las ascuas del ayer que son la Viena del hoy viven desplazadas en un rincón del liberalismo más extremo, dicho a la manera nietzschiana, en la “animalización gregaria” de aterciopeladas embajadas de cartón, edulcorados organismos internacionales sin azúcar, bancos trasnochados, hoteles con demasiadas estrellas y businessman del tres al cuarto. Hoy, que yo también me vendo, Viena es de papel y con papel se compra.
Jairo Marcos